Adlanto

De Salvago a Adlanto, la transformación de una marca con espíritu transatlántico.

Branding
Naming
UX/UI Web
Editorial

En 2020 Salvago, una empresa especializada en la gestión de activos inmobiliarios, con más de 30 años de experiencia a sus espaldas, decide dar un paso crucial en su historia y repensar su marca como recurso estratégico fundamental. El cambio de la realidad del mercado, el carácter eminentemente internacional de la empresa y la necesidad de establecer un nuevo posicionamiento en un contexto global, estuvieron detrás de esta decisión.

bRIDA participó en este proceso de transformación, desarrollando un proyecto integral de creación de marca. Partiendo de un diagnóstico de la situación en los diferentes mercados donde opera la empresa, se estableció una plataforma de marca y se definió un nuevo denominador y una identidad visual alineada con el posicionamiento de la marca.

Un mundo lleno de espacios por descubrir, en el que saber orientarse y buscar certezas.

Es parte fundamental para alcanzar el éxito

Para ver lo que otros no pueden ver y llegar donde otros no pueden llegar

¿Dónde quieres llegar?

La nueva marca debía ser capaz de aglutinar bajo un mismo concepto y conjunto de valores, cuatro realidades distintas, con sus propias particularidades. La idea de una marca global, pero con sensibilidad local, capaz de conectar y entender las distintas culturas, siempre estuvo presente.

Además, era necesario establecer sobre qué pilares fundamentar la marca: experiencia y solvencia, compromiso, generación de valor y ambición. Estos deberían ser los activos estratégicos sobre los que establecer una propuesta que le permitiera conectar con sus principales audiencias, tanto inversores como propietarios.

El cambio de denominación es uno de los retos más importantes al que nos enfrentamos en este proyecto, conscientes, por propia experiencia, de que una modificación de esta naturaleza en una organización con una trayectoria tan extensa no suele ser tarea sencilla. Tras debatir entre varias opciones, el nombre resultante fue Adlanto, un neologismo que fusiona dos ideas claves: adlátere (al lado) y Atlántico (como espacio de conexión).

El tagline define la actividad y funciona como declaración de intenciones al unísono, tangibilizando su visión a medio plazo como referente del sector en aquellos países donde opera.

A partir de la plataforma de marca y, una vez establecido el nombre, pasamos a desarrollar la nueva identidad gráfica de ADLANTO y un sistema visual acorde a su planteamiento estratégico. Esta identidad debía responder de forma única e inequívoca al reto de partida, unificando una visión entorno a la marca. El desafío y la precisión fueron conceptos básicos que tomamos como fuente de inspiración a la hora de generar la narrativa y una ejecución gráfica para la marca.

Un elemento de inspiración fue el reloj, que por su precisión, seguridad y solidez compartía atributos con ADLANTO. De aquí surgiría la construcción del logotipo: en los relojes de pulsera encontramos tipografías seguras y atemporales, indiferente a las modas cambiantes del diseño. El universo de marca se completaría con el recurso del mapa topográfico, como elemento de guía; y una selección fotográfica vinculando el mundo de la naturaleza y aventura con el de la empresa.

También diseñamos y propusimos un plan de migración detallado, estableciendo las fases y prioridades que debían abordarse para una correcta implementación de la nueva marca en los diferentes puntos de contacto.

 

« Un reto apasionante que nos ha hecho pasar por un proceso de transformación con la idea de seguir creciendo, evolucionando y adaptándonos a los nuevos tiempos. »
– Nacho Moreno, Director de Operaciones en ADLANTO